por Francisca Ramirez F.
@Frantastica
Fotos: Nars, Fabsugar, Winnipegfreepress y Vogue.

Este post lo debo hace mil, ya que ha pasado mucho tiempo desde el NYFW. Sin embargo, no puedo dejar de mencionar a uno de mis diseñadores favoritos: Marc Jacobs.

En su show presentó una colección que fue mutando con los tiempos y tonalidades. Comenzó con colores pálidos y túnicas de chiffon, combinando los looks con cintillos (headbands) que cubrían los cabellos de las modelos.

Poco a poco, comenzaron a filtrarse tonos más fuertes, como el lila, albaricoque y aguamarina. Estos matices se integraron mediante espumosos vestidos metálicos, atuendos completos de lentejuelas y aplicaciones de pieles.

Lo más impactante de Jacobs, fue su capacidad de introducir a los espectadores a una suspensión onírica, con nubes flotantes e introduciendo a las modelos con una de mis canciones favoritas: Happy Days Are Here Again – que en su tiempo de gloria, fue interpretada por mi musa inspiradora Barbra Streisand y Judy Garland- pero, esta vez fue una versión más etérea.

Para robar aún más mi corazón, el maquillador oficial fue François Nars, el fundador y director creativo de esta famosa marca de maquillaje, que por cierto, es una de mis favoritas, por lo que comprenderán que para mi fue un show majestuoso en todo sentido.

El look que expuso Nars para este montaje, fue inspirado en colores muy mate y porcelanosos. “La colección no posee nada satinado, por lo mismo quise trasladar esa idea al maquillaje. Para los párpados use un gris pálido y creamos un efecto para que éstos se vieran más grandes. A los labios les di un toque de gris metálico y para finalizar, usamos bastante polvos, para darle un sello tanto al look que quería Jacob, como al que nosotros interpretamos”, dijo Nars.

Lo maravilloso de Marc Jacobs es que él es capaz de evocar un millón de diferentes estados de ánimo, posándose en algo, sólo para girar 180 grados la siguiente temporada.

Tags: , , , , , ,