Chanel market karl lagerfeld

por Daniela Herzko.
VÍA COSMOPOLITAN

La moda hace tiempo se llenó de cultura pop. Y me refiero no sólo a estampados de Andy Warhol, inspiración comic de Lichtenstein y tarros de sopa Campbell’s. Se trata de la integración de lo popular y masivo al vestuario de los mortales. La pasarela convertida en un pasillo de supermercado de la mano de Chanel y la fila del McDonald’s con Moschino, son algunos ejemplos de que la moda está gritando que dejó de ser algo exclusivo de la elite. La concepción del éxito por estos días está en los sold out de minutos en la web y de las millones de selfies pululantes con carcasas de diseñador.

Jeremy Scott vendría siendo el padre de este movimiento. Sus colecciones, ya sea por encargo de las casas de moda u homónimas, se caracterizan por la ironía y humor llevado al extremo en referencias de personajes ícono de la cultura popular. Los Simpsons, Coca Cola, Batman y Superman fueron parte de los estampados y diseños de su anterior trabajo. Amado por algunos, odiado por otros, sin dudas nadie queda indiferente.

jeremy scott

Sin embargo, su colección Fall Winter 2014 para Moschino traspasó los límites, si es que en algún momento los hubo. En mi opinión, las modelos lucieron trajes que parecían más disfraces que diseños de moda. ¿Realmente usarían un vestido con estampado de Froot Loop en formato peplum? O ¿vestirían un total look inspirado en McDonald’s con gorrito incluido?

Mientras unos dirían que es arte, otros más críticos y radicales afirmarían que se trata de mal gusto. De todas maneras muchas preguntas vienen a mi mente y al menos hasta ahora no encuentro las respuestas. ¿Dónde está el límite? ¿Quién lo pone? Tengo claro que la moda finalmente es una expresión artística, el tema es hasta qué punto ese arte es viable para usar y vestir.

Sigue a Cosmo en Twitter –> @CosmoChile

Jeremy Scott Moschino

jeremy-scott moschino

Tags: , , , , , ,