¿Debo comprar un cobertizo de madera, metal o plástico?

Así que has decidido comprarte un cobertizo de jardín, pero ¿qué material deberías elegir? Cada uno tiene sus ventajas, desde plástico sin mantenimiento, metal ignífugo o madera tradicional y estéticamente agradable, la elección puede ser difícil. Aquí describimos y damos las ventajas para cada uno para ayudarlo en su decisión.

Es tan fácil de pasar por alto, pero elegir el cobertizo adecuado puede ser una gran decisión, especialmente porque tendrá que vivir con él durante muchos años. Hay muchos factores que pueden influir en su decisión, es posible que solo desee algo que encaje con su estilo de jardín o casa. También puede tener especificaciones particulares que cumplir, especialmente si el cobertizo se va a usar en un parque de caravanas estáticas.

A continuación, analizaremos las ventajas de elegir entre cobertizos de madera, cobertizos de plástico y cobertizos de metal para ayudarlo a decidir cuál es el mejor para usted, asegúrese de consultar nuestras gamas que ofrecemos.

Cobertizos de madera

Las maderas naturales y los agradables tonos ámbar hacen de los cobertizos de madera el material estándar para ir. Se mezclan fácilmente en su jardín y se pueden pintar si cambia el aspecto de su jardín. Si se trata, un cobertizo de madera puede durar muchos años y sigue siendo fuerte y robusto. Además, la temperatura interna generalmente está bien regulada, incluso en pleno verano, y no se producen problemas de condensación asociados con los cobertizos de metal.

Los cobertizos de madera están disponibles con solapamiento o revestimiento de ranura y lengüeta. Si está buscando un cobertizo más barato, la superposición es la opción para usted. Para algo un poco más robusto y resistente a la intemperie, debe optar por un cobertizo con ranura y lengüeta.

Hay otra opción entre maderas tratadas por inmersión o tratadas a presión. Descubrirá que los cobertizos tratados con inmersión son más baratos y son buenos cobertizos por primera vez. Pero tendrán que ser tratados periódicamente, lo que es una actividad fácil y bastante terapéutica. Además, mediante el uso de nuestros tratamientos decorativos, puede alterar el aspecto de su cobertizo. Los cobertizos tratados a presión necesitan mucho menos mantenimiento, pero cuestan mucho más.

El cobertizo de jardín de plástico

Un cobertizo de plástico es una gran opción si desea algo que sea bastante fácil de montar incluso en un espacio restringido. Como era de esperar, un cobertizo de plástico nunca se pudrirá, oxidará o necesitará tratamientos anuales, todo lo que puede necesitar hacer es limpiar los lados de vez en cuando.

Estos son generalmente edificios de jardín duraderos y livianos, lo que significa que puede reubicarse fácilmente, pero debe asegurarse de que no se vuelen fácilmente en vientos fuertes. La luz solar puede hacer que los polímeros plásticos se vuelvan frágiles con el tiempo, pero la mayor parte de nuestra gama ha sido recubierta para evitar que esto suceda.

Cobertizos de metal

Si desea una opción de servicio pesado, es mejor optar por un cobertizo de metal. La mayoría de nuestros cobertizos de metal tienen orificios para candados o puntos ocultos para candados, que garantizan la seguridad. Dado que el robo en el jardín va en aumento, estos cobertizos son ideales para proteger valiosas bicicletas o herramientas. Además, los cobertizos de metal son efectivamente ignífugos, lo que los hace ideales para su uso en un sitio de caravana estática.

Deberá estar atento a las acumulaciones excesivas de condensación, ya que esto puede provocar corrosión prematura. Sin embargo, toda nuestra gama está hecha de acero galvanizado y algunas también han sido recubiertas de resina para evitar la oxidación prematura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.